Noticias
Lunes 01. 08. 22

Desafíos y limitaciones: cómo hacen las empresas para seguir adelante tras el cepo a las importaciones

Conversamos en exclusiva con Romina Parquet, experta en Comex y logística, CEO y founder de CIMC Delfin Group, quien compartió su visión sobre la coyuntura argentina y los retos que interpelan a todas las industrias.
¿Cómo describís la coyuntura actual que está atravesando la Argentina?
Por definición, "coyuntura" es la combinación de factores y circunstancias que caracterizan una situación en un momento determinado. Sin embargo, siento que lo que está pasando hoy es lo mismo que nos viene afectando en las últimas décadas.
Continuamos girando –una y otra vez- en torno a los mismos problemas, mismas medidas, mismos resultados. Es decir, las coyunturas argentinas se repiten incansablemente y se suceden cíclicamente, profundizando políticas económicas que provocan más inflación e inestabilidad… en lugar de fomentar el desarrollo, el crecimiento y la expansión que el país y sus industrias necesitan.
¿Por dónde crees que está la salida a estas crisis cíclicas?
Como referente del comercio exterior la respuesta obvia sería alentar la expansión que promueve el comex y la apertura al mundo, sin embargo, entendiendo las reglas del juego, si la apuesta es proteger la industria nacional, hay mucho por hacer para potenciar los 2.78 millones km² de extensión argentina y su conexión con el mundo. Para ello, se requiere colaboraciones entre lo público y lo privado para concretar inversiones y planes de desarrollo que mejoren la infraestructura logística.
Desde nuestro lugar podemos invertir en tecnología, infraestructura y equipamiento de camiones, barcos, trenes, pero sin mejoras en los caminos que son las vías de acceso al crecimiento, no será sostenible. Lo que sí debería ser sostenible es el consumo y la seguridad jurídica, que se ve dañada ante los constantes cambios que se dan en las reglas del juego.
¿De qué forma el Comex puede colaborar al desarrollo de Argentina?
El comex es expansión, abre el país a un sinfín de oportunidades, que es justamente lo que hoy tanto necesitamos. Sin embargo, para que las importaciones y exportaciones beneficien a las industrias locales, es fundamental lograr mayor estabilidad, pero no me refiero solamente a estabilidad en el mercado de divisas, estabilidad en el sentido más amplio de la palabra. Estabilidad en las políticas públicas, es decir que no nos cambien las reglas del juego permanentemente, estabilidad en el proyecto país para tener una visión clara de hacia dónde vamos, estabilidad en las relaciones gubernamentales y exteriores a fin de sostener vínculos estratégicos y estabilidad emocional para que no nos gane la incertidumbre e impotencia que generan tantas medidas restrictivas que dificultan la labor.
¿Es compatible fomentar la industria local y el comex al mismo tiempo?
No sólo es compatible, es necesario. Las actividades de comercio exterior son la puerta de ingreso a nuevos mercados. En nuestro caso, que lideramos el mercado asiático, es exponencial el potencial de crecimiento para el país si capitalizamos la oportunidad de conquistar dicho continente. Claro que, para lograrlo, debemos sostener un plan de desarrollo –como lo hacen las grandes potencias- apostando al crecimiento con apertura al mundo, al comercio exterior, invirtiendo en infraestructura, para mejorar los trenes, los servicios fluviales, terrestres, que en definitiva son las vías de acceso hacia el desarrollo y la evolución, que nos conectan con el mundo.
Los países inteligentes se enfocan en lo que son capaces de producir y reconocen sus limitaciones: lo que no generan, lo importan. Ese es el camino del intercambio y apertura necesarios para progresar. Y justamente para evolucionar, es importante como nación que podamos inspirarnos en aquellos países que están peldaños más arriba, que apuestan a seguir creciendo, aun siendo potencias, y para eso es necesario verlo con nuestros propios ojos… Verlo a través de una pantalla, no es suficiente. Por eso, considero que es fundamental que podamos viajar, conocer de primera mano qué pasa en otras latitudes, ser conscientes de todo lo que tenemos que mejorar en infraestructura, por ejemplo. De esto también se trata cuando hablo de apertura al mundo.
¿Cómo enfrentás el desafío de dedicarte al comercio exterior en un país que pone trabas a las importaciones y exportaciones?
Para seguir adelante en nuestro sector es imprescindible tener gran capacidad de reacción, de resolución de problemas, de reinvención y de adaptación al cambio, debido a las constantes y permanentes modificaciones en las regulaciones de importaciones y exportaciones. Por todo esto, para mi hay pilares como la innovación, la visión estratégica y la búsqueda de la excelencia que son fundamentales para permanecer y evolucionar.
En este reinventarnos, frente al cepo a las importaciones, por ejemplo, estamos reforzando nuestra red logística nacional -desde Ushuaia a la Quiaca- para estar a disposición de lo que el país hoy permite y lo que los clientes locales están necesitando.
¿Qué servicios nacionales están ofreciendo frente al último cepo a las importaciones?
Actualmente estamos potenciando y ofreciendo en la Argentina una variedad de soluciones locales como es el transporte terrestre de mercadería nacionalizada; precintos electrónicos de seguridad, custodia armada; depósitos nacionales, fiscales y zonas francas; venta o alquiler de contenedores nuevos o usados e incluso la comercialización de los módulos habitaciones, que son tendencia en todo el mundo. Y la diferencia está en que prestamos estos servicios nacionales con el respaldo de un líder mundial y nuestro know how y trayectoria local.
¿Tienen proyectadas inversiones en el país?
Si, este año estamos invirtiendo fuertemente en Recursos Humanos, duplicando nuestro staff de colaboradores afín de consolidar la expansión que hemos tenido a partir de la integración con CIMC Wetrans y de esta forma potenciar nuestros servicios de logística nacional e internacional, que involucran todas las modalidades de transporte –tren, barcos, camión, aviones- y despacho de aduana.
Además, como holding mundial con más de 600 empresas miembros y 30 unidades de negocios vinculados a productos y servicios para la Energía y la Logística, proyectamos en Argentina inversiones para desarrollar unidades de negocio que el grupo tiene en el mundo. Entre ellas se destacan la logística para e-commerce con depósito fulfillment y red de transporte propio, y la comercialización de contenedores y módulos habitacionales.
Por supuesto, estas proyecciones serán posibles en la medida que estén dadas las condiciones para hacerlo, como es el caso del permiso de importación. Sin dudas, todas las inversiones están sujetas a cómo esté el país y las políticas que lo rigen, más allá de que estamos preparados para trabajar en escenarios oscilantes.

Fuente:  https://www.despachantesargentinos.com/detalle_noticia.php?id=35860