Noticias
Miércoles 27. 04. 22

Helados: una empresa familiar que nació como hobby hoy apuesta a la exportación

 

En 2011, padre e hijos, se propusieron iniciarse en el mundo de los helados. Probablemente, no pensaron que 11 años más tarde iban a estar analizando su desembarco en Europa. Daniel Otero (69) su hijo Christian (43) y Franco (23) lanzaron la heladería Lucciano’s como hobby. Tras el éxito que tuvieron se expandieron en el exterior y acaban de inaugurar su nuevo local en Roma, capital mundial del gelato. La siguiente etapa es Barcelona y Málaga, en España.

Hoy, la firma marplatense, que fue creada tras una inversión de US$300.000, tiene 65 locales, 40 de ellos franquiciados. Está dedicada a la elaboración de helado artesanal que combina materias primas de origen italiano, junto a chocolate belga. Nocciola del Piamonte y chocolate de Gianduia están en la lista de ingredientes de los populares helados.

Ads by

“Desde el primer momento en que lanzamos Lucciano’s, nos propusimos hacer el mejor helado del mundo. No nos limitamos a Mar Del Plata, ni a Buenos Aires, ni a la Argentina. Buscamos la última tecnología desarrollada en máquinas para la confección del producto, al mejor maestro heladero, e hicimos el esfuerzo y la inversión en traer la materia prima que prometía el mejor resultado”, cuenta Daniel Otero.

“Los primeros años eran totalmente un negocio parecido a un hobby. Llegamos a tener cinco locales en Mar del Plata y recién nos tomamos este proyecto seriamente cuando abrimos el primer local en Buenos Aires, más precisamente en Martínez. Ese local fue un éxito rotundo y nos confirmó el potencial que le veíamos al negocio. Inmediatamente abrimos nueve locales en la Ciudad de Buenos Aires, en el transcurso de cinco meses”, comparte.

Dos años después de su lanzamiento al mercado, presentaron los ice-pops, que se convirtieron en uno de los caballitos de batalla de la marca. La decoración de sus locales era importante, pero la exhibición de las paletas lo era aún más. Para esto importaron las vitrinas desde Europa. “Exhibir a los helados de esta forma implicó un desarrollo técnico enorme ya que son difíciles de mantener en vitrinas por un determinado tiempo”, destaca su creador, y, con esta idea, logró un diferencial que hoy es una marca registrada.

Padre e hijos fueron aprendiendo mucho sobre la marcha y diseñando su propio modelo de negocios. “Desmitificamos muchas cosas que se decían o se creían en el mundo del helado. Una de ellas era que nos decían que iba a ser imposible trasladar el helado como lo hacemos nosotros. Los expertos nos decían que iba a llegar mal, que iba a perder calidad. Supimos demostrar que estaban equivocados”, sostiene.

En plena pandemia, inició su expansión internacional y ya cuentan con dos locales en Uruguay (Montevideo y Punta del Este); dos en Estados Unidos (Orlando y Nueva Jersey) y un nuevo local en Italia (Roma).

Recién desembarcados en Roma, sobre la calle Via delle Muratte, a metros de la mítica Fontana di Trevi, la cadena se prepara para competir nada menos que en Italia, el país que se consagró en 2020 campeón de la Coppa de Mondo della Gelateria (el Mundial del helado).

“Sabemos que tenemos un producto de altísima calidad y, conociendo el mercado de helados en Italia, creemos que el helado de Lucciano’s está por encima de, por lo menos, el 95% de las heladerías. Sobre todo estamos seguros de que vamos a combinar una experiencia y una puesta en escena de locales que se diferencian de lo que hay hoy en Europa. Para el consumidor, venir a Lucciano’s, va a ser una experiencia completa”, agrega Otero.

“En Estados Unidos continuamos con la expansión. Vamos a estar abriendo en el primer semestre cinco nuevos locales: dos en Miami (Sawgrass Mills Mall y Weston Plaza) y un segundo local en Orlando, y dos locales en España (Barcelona y Málaga). También empezaremos a fabricar alfajores y chocolates. La idea es seguir creciendo en ambos mercados y productos”, nos adelanta.

Por último, Otero destaca: “Creo que lo lindo de empezar a generar una empresa internacional, que toda la gente que trabaja con nosotros vea que puede tener nuevos desafíos y seguir creciendo”.

El nombre, señalan, no rinde homenaje a ninguna persona en particular sino que representa la tradición italiana del gelato. La familia Otero apuntó a la calidad y estética de sus locales para llamar la atención.

Fuentehttps://www.lanacion.com.ar/economia/comercio-exterior/helados-una-empresa-familiar-que-nacio-con-hobby-hoy-apuesta-a-la-exportacion-nid21042022/