Noticias
Jueves 29. 07. 21

Por los precios internacionales, el FMI mejoró su pronóstico de expansión para el país este año

Gita Gopinath fue la encargada de dar a conocer los datos
El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró su pronóstico de crecimiento para la economía argentina en 2021. El organismo calcula ahora que el PBI se expandirá 6,4%, 0,6 puntos más que la última previsión, de 5,8%.
“El pronóstico mejoró porque el país se benefició del aumento de los precios de los alimentos que exporta. Ese efecto está ayudando con la recuperación. También sube porque la vacunación de la población contra el Covid-19 fue más rápida de lo que habíamos esperado y por la mejora de Brasil”, afirmó Gita Gopinath, directora del Departamento de Estudios del FMI, durante la presentación de la actualización del World Economic Outlook (WEO). Así, la economía argentina, que cayó 9,9% en 2020, rebotaría un 6,4% este año y en 2022 avanzaría un 2,4%, una décima menos de lo previsto anteriormente.
En abril, el organismo también había mejorado sus perspectivas para el país este año en 1,3 puntos, al pasar de un crecimiento esperado del 4,5% al 5,8%. Pero, para 2022, preveía un crecimiento de 2,5%.
En tanto, el FMI también mejoró las previsiones de crecimiento para América Latina y el Caribe, impulsadas por revisiones al alza en Brasil y México. El PBI de América Latina y el Caribe crecerá 5,8% en 2021, 1,2 puntos porcentuales más que lo proyectado en abril, y 3,2% en 2022 (+0,2 puntos porcentuales).
En cuanto a la previsión de expansión mundial, la mantuvo en el 6% para 2021, pero advirtió por el aumento de las disparidades entre las economías desarrolladas y las emergentes, debido principalmente al acceso a las vacunas, aunque también por las políticas presupuestarias de cada país.
Según Gopinath, las economías avanzadas deberían registrar un crecimiento promedio del 5,6% este año, más rápido de lo previsto (0,5 puntos más que la última previsión), impulsado por el fuerte repunte de los Estados Unidos (+7%, 0,6 puntos más que en abril) gracias a los planes de inversión que están por ser aprobados en el Congreso.
Por otro lado, el organismo prevé que los países emergentes también deberían registrar un avance del 6,3% (-0,4 puntos), perspectivas revisadas a la baja, sobre todo por los efectos que ha tenido la variante delta del coronavirus en la India.
En cuanto a la suba de precios observada en todo el mundo, Gopinath dijo que está causada por factores principalmente temporales, pero advirtió por los riesgos de que la inflación persista más de lo previsto.
La economista y académica indioestadounidense también se refirió a la necesidad de acceder a vacunas, diagnósticos y tratamientos a través de la acción multilateral. “Esto salvaría incontables vidas, prevendría que nuevas variantes emerjan y le agregaría billones de dólares al crecimiento económico global. La reciente propuesta del FMI para terminar con la pandemia, respaldada por la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio, establece el objetivo de vacunar a al menos el 40% de la población de cada país para fines de 2021 y a al menos el 60% para mediados de 2022, a la vez que se garantiza un adecuado diagnóstico y tratamiento, por US$50.000 millones”, recordó.
El plan estipula que, para alcanzar estas metas, los países con excedentes de vacunas deberían compartir al menos mil millones de dosis y que los fabricantes deberían priorizar entregas a naciones con bajos ingresos. “Es importante que se remuevan las restricciones comerciales a la entrada de insumos y vacunas terminadas y que se hagan inversiones adicionales en capacidades regionales para asegurar una producción suficiente. También es esencial que se hagan disponibles adelantos por US$25.000 millones para diagnósticos, tratamientos y preparaciones de vacunas para países en desarrollo de bajos ingresos”, agregó.
Por otro lado, dijo que una prioridad relacionada es asegurar que las economías con limitaciones financieras mantengan acceso a la liquidez internacional. “La propuesta de asignación general de derechos especiales de giro por US$650.000 millones debería completarse rápidamente para proveer amortiguadores de liquidez a los países y ayudarlos a encarar sus necesidades de gasto. El impacto puede ser magnificado si las naciones ricas redirigen voluntariamente sus DEG a los mercados emergentes y economías en desarrollo”, cerró. Los DEG llegarían a fines de agosto a cada país. Para la Argentina representarán aproximadamente US$4350 millones.

fuente: https://www.despachantesargentinos.com/detalle_noticia.php?id=33184